ITINERANTUR Y EL CAMINO DEL CID. Abriendo nuestros propios Caminos.

 en Itinerantur te cuenta
image

Más allá de nuestras actividades de senderismo interpretativo,
ese
sueño que estamos convirtiendo en trabajo
, hace ya tiempo que en
Itinerantur empezamos a ofrecer nuestros conocimientos técnicos en medio
ambiente y gestión del patrimonio ambiental, así como los que hemos ido
adquiriendo en turismo, comercialización de experiencias, etc., a la
Administración Pública para llevar a cabo proyectos de dinamización turística
de pueblos y comarcas a través del turismo responsable (cultural, de
naturaleza, gastronómico, etc.) Y así, paso a paso, fueron saliendo pequeños y
grandes proyectos como “Artana,
la Porta d’Espadà”
, o el que hoy comentamos: el
Camino del Cid a su paso por la provincia de Castellón
.

image

Ruy Díaz de Vivar, el Cid Campeador, para algunos un héroe
legendario, para otros un soldado a sueldo –un mercenario-, para todos sin
excepción un auténtico mito a la altura de sus hazañas, tenía un sueño: arrebatar
la ciudad de Valencia a los musulmanes que la gobernaban desde muchos siglos
atrás. Y lo consiguió, al menos por unos cuantos años hasta su muerte en el año
1099. Lo que el Cid no intuía es que su histórico cabalgar, al menos el que se
recogió en el Cantar
de Mio Cid
, se iba a convertir, un mileno después, en un itinerario medioambiental
y culturalmente comparable al mismísimo Camino de Santiago, el cual ya se
encontraba en pleno auge en el siglo de las gestas cidianas. A principios de 2015, el Patronato Provincial de Turismo de la Diputación de Castellón nos encargó la homologación de su parte del GR-160,
un enorme sendero de miles de kilómetros entre los territorios castellanoleonés
y valenciano.

image

UN ITINERARIO REPLETO
DE NATURALEZA Y PATRIMONIO CULTURAL

Entre las comarcas del Alto Mijares y el Alto Palancia, desde
que entra procedente de tierras turolenses, el Camino del Cid atraviesa 10
municipios (Puebla de Arenoso, Montanejos, Montán, Caudiel, Jérica, Navajas,
Altura, Segorbe, Soneja y Sot de Ferrer), 2 de los más importantes ríos
valencianos (el Mijares y el Palancia) y la emblemática Sierra de Espadán. Por
supuesto, se recorren multitud de hábitats naturales que albergan una enorme
biodiversidad: desde pinares y matorrales sobre yesos hasta frescos carrascales
mesomediterráneos, pasando por bosques de ribera como pocos quedan, húmedas
florestas mixtas con vegetación que encontraríamos en nórdicos países europeos,
selvas esclerófilas sobre acantilados calizos, inmensos cañones excavados por
el agua durante milenios.

image

Además, a lo largo del sendero, el excursionista
tiene la oportunidad de rememorar la Historia de los pobladores autóctonos de
los últimos tres mil años: yacimientos íberos y romanos (¡incluso una torre
cuya leyenda cuenta que fue construida por el ejército de Aníbal el
Cartaginés!), masías y pueblos de origen andalusí, fortalezas medievales que
fueron cabeza de poderosos señoríos feudales, arquitectura rural centenaria construida
por pastores nómadas, amuralladas y monumentales ciudades de inmemorial origen.
Por si fuera poco, también se puede recorrer a pie o en bicicleta un gran tramo
de 40 Km de una antigua vía de tren transformada hoy en la vía verde más larga
del Estado español: la de Ojos Negros, que discurre entre las minas de carbón
homónimas, en Teruel, y la milenaria ciudad de Sagunto. En resumen, hablamos de
un largo sendero repleto de cultura, naturaleza, patrimonio e historia accesible
a todo tipo de público y que abre infinidad de posibilidades para el desarrollo
rural de una de las zonas del interior valenciano, no lo olvidemos, que más
despoblación viene sufriendo desde hace 50 años.

image

EMPIEZA EL CAMINO

Por nuestra parte, en apenas 5 meses hemos caminado,
fotografiado, descrito, interpretado, señalizado, desbrozado, cartografiado y,
finalmente, registrado en el listado oficial de senderos los 78 Km del
recorrido cidiano castellonense. Además, lo hemos recorrido en incontables
ocasiones, tanto a pie como en bicicleta y automóvil. Hemos conocido y
entrevistado a todos los alcaldes y concejales del ramo turístico de todos los
pueblos, haciéndolos partícipes de este proyecto que, más que acabar, empieza
justo ahora: serán ellos los que, de ahora en adelante, tendrán que sacar el
máximo partido cultural y turístico a este interesante itinerario supramunicipal,
transmitiendo responsable y sosteniblemente el riquísimo patrimonio natural e
histórico a todos los visitantes. Además, hemos añadido a nuestro catálogo
particular de actividades interpretativas un sendero de Gran Recorrido repleto
de posibilidades educativas y de re-valoración del territorio: los Traductores
de Paisajes nunca tenemos suficiente.

image

Sin duda, ha sido una gran aventura para nuestra pequeña
empresa, ha consolidado la vertiente más técnica de nuestro trabajo y nos ha
ayudado a sabernos capaces de proyectos más grandes, más complejos, más
completos en todos los sentidos. Igual que para el Camino del Cid, para
Itinerantur esto no ha hecho más que comenzar. Seguiremos abriendo nuestra
propia senda con paso más firme y decidido cada vez, seguros de que lo
importante no es la meta, sino el camino.

image