La TOMATA DE PENJAR nos despierta todos los sentidos.

 en Itinerantur te cuenta

¿A quién no se hace la boca agua al pensar en una buena
rebanada de pan con tomate?  Estamos de
suerte, pues esta es la mejor época del año para saborear este delicioso fruto
que ahora tiñe la huerta valenciana.

image

Fuente: Facebook Oficial de Tomata de Penjar

Son muchas las variedades autóctonas
de tomates que encontramos en nuestras huertas, pero ninguna tan sabrosa, carnosa,
aromática y de tan larga conservación como la que os vamos a sugerir. Sí
amigos, estamos hablando de la “tomata de penjar”, que tiene su denominación de
origen en el municipio castellonense de Alcalà de Xivert. Las huertas de este
municipio se bañan entre montañas suaves y costas vírgenes en el entorno del Parque
Natural de la Serra d’Irta
. Una de las cosas que nos llama la atención es
la denominación “de penjar”, de colgar en castellano: éste es el modo en el que
se conservan estos deliciosos tomates durante largo tiempo, teniendo en cuenta
que el lugar adecuado debe ser seco y ventilado. Es muy típico en el mediterráneo
desayunar, merendar o acompañar las comidas con el famoso “pa amb tomata”  siempre con un buen aderezo de aceite de
oliva.

Os contaremos su proceso de cultivo
y posterior almacenamiento: en otoño se realiza la extracción de las semillas
bajo el criterio de mayor calidad de semilla.
En plena primavera comienza el proceso de sembrado y trasplante, todo
ello revisado y autorizado por la Asociación de
Productores y Comercializadores de Tomata de Penjar de Alcalà de Xivert
.
Una vez ya en la huerta se tienen los cuidados culturales más adecuados para
que el producto sea realmente una delicia. Para que estas plantas trepen con
comodidad y fructifiquen al aire y sol se les incorporan tutores orgánicos
(cañas) en forma de barraca.

image

Fuente: 

elhuertodejuanlu.wordpress.com

La aportación de agua a las
plantas se realiza mediante sistema de goteo, haciendo así eficiente el consumo
y el aprovechamiento por parte de la planta.
Llega el momento esperado, “la recolección”: entre los meses de julio y
octubre se recolectan los tomates y pasan a ser almacenados durante 30 días en
condiciones ambientales idóneas. Y aquí llega la parte más curiosa: uno a uno
los tomates son cosidos por el pedúnculo o pezón con aguja e hilo de rafia. Ya
tenemos los denominados “poms” o racimos, que contienen entre 15 y 30 tomates.

Éste es el momento deseado para
un buen comensal: saborear y disfrutar con todos los sentidos este alimento que
contiene tantas propiedades: antioxidante, cicatrizante, regula los líquidos
corporales, contiene calcio, potasio…

image

Fuente: Facebook Oficial de Tomata de Penjar

¿Os vais a poder resistir?
Nosotros no, por eso vamos a coger nuestra cesta de la compra y adquirir un
buen racimo de “tomata de penjar”.

Bon profit!

Más información: