CON NOCTURNIDAD Y ALEVOSÍA

El Peñagolosa: un Gigante de Piedra a la luz de la Luna

Al anochecer empezaremos esta aventura en el ermitorio de San Juan a los pies de nuestra montaña más emblemática, señera de todos los castellonenses desde tiempos inmemoriales.

Después de un saludo a la mágica noche, empezaremos la marcha. Iremos por un bosque espeso, pero si el cielo está despejado no necesitaremos ninguna luz de apoyo y la luna llena nos dará sombra. Os contaremos qué se esconde en la noche y daremos tiempo a recuperar fuerzas para encarar la subida al pico. Ya arriba sacaremos los sacos, esterillas y algún licor, y pasaremos las horas que nos queden esperando al amanecer que nos dé la bienvenida. Las vistas de las que disfrutaremos desde ahí, viendo salir el sol por el lejano horizonte, no se pueden explicar con palabras. Tomaremos tranquilamente nuestro desayuno de suculentos productos autóctonos y regresaremos. En el camino de bajada por el barranco de la Pegunta iremos haciendo paradas explicando por qué este bosque, que bien podría pertenecer a otra época y otros continentes, es un lugar tan rico en biodiversidad, y cómo el ser humano ha aprovechado sosteniblemente los importantísimos recursos naturales que ofrece.

PUNTO DE ENCUENTRO

Ermitorio de San Juan, Vistabella del Maestrazgo (L’Alcalatén)

TIEMPO APROXIMADO

6 h en ruta – una noche y una mañana

DIFICULTAD

Moderada

PÚBLICO RECOMENDADO

A patir de 10 años

DISTANCIA DEL RECORRIDO

11,5 km

A tener en cuenta:
– Debes traer calzado y ropa fresca y de abrigo, agua (1,5 l. por persona) y algo azucarado por si acaso.
– Se recomienda traer bañador, gorra y crema solar.
– La temporada ideal para realizar esta actividad es julio y agosto.

OTRAS RUTAS NOCTURNAS