¿Sabías que…? ¡Hay “procesionarias” no solo en los pinos!

 en ¿Sabías qué...?

A
principios de este enero de 2016 tan caluroso, paseando por el Parque
Natural del Desierto de las Palmas
, un lugar con una geología muy especial que
origina una isla de vegetación adaptada a los suelos ácidos (como los
alcornoques, los pinos rodenos o los madroños), nos sorprendimos mucho al
observar uno de los típicos sacos o nidos de orugas defoliadoras (que comen
hojas) pero no en un pino como en el caso de las procesionarias (Thaumetopoea pityocampa),
sino en un pequeño madroño,
una planta completamente diferente, con hojas anchas, frutos suculentos…
¿Eran realmente procesionarias?

Al
llegar a casa investigamos un poco y descubrimos que se trataba de las glotonas
orugas de la mariposa Euproctis
chrysorrhoea
, unas aparentemente inofensivas mariposas que en estado de
jóvenes orugas construyen nidos como los de las procesionarias en las plantas
que más les gustan, se recubren de peligrosos pelos urticantes para defenderse
y, cuando salen de la bolsa a partir de primavera, comen vorazmente hojas de arbustos
y árboles frondosos, dejándolos casi pelados. Sin embargo, antes de convertirse
en pequeñas mariposas nocturnas no bajan en fila india como las procesionarias
a enterrarse en el suelo del bosque, sino que construyen su capullo en las
ramas.

Orugas procesionarias del pino en su característica marcha buscando dónde enterrarse. No se sabe por qué, pero la primera oruga siempre es una futura mariposa hembra. Fuente: wikipedia.org