Serie especial Tortugas. Nº 4. Pequeñas y silenciosas tortugas de tierra.

 en ¿Sabías qué...?, Entendiendo la naturaleza

Con la casa a cuestas y sin
la ayuda que ofrece la flotabilidad acuática, como nuestras tortugas terrestres
caminaremos lentamente y con mucho cuidado para observar de cerca a estos
animales tan sensibles a la presencia humana.

¿Conocéis sus nombres? Son
2 las especies del género Testudo que habitan en
nuestras tierras o muy cerquita de aquí: la tortuga mediterránea occidental (Testudo hermanni hermanni) y
la tortuga mora (T. graeca).

Juvenil de tortuga mediterránea occidental. Fuente:
commons.wikimedia.org

La tortuga mediterránea occidental se distribuye, como su nombre indica,
en Europa occidental. Sus hábitats preferidos son las maquias mediterráneas y
el monte bajo. Aunque en alguna ocasión pueden comer caracoles, son
principalmente herbívoras. Hibernan al igual que los galápagos y
se activan en los meses más soleados para dar paso a la búsqueda de pareja. Las
hembras suelen ser de mayor tamaño que los machos.

Como buena tortuga de tierra, sus dedos están preparados para
desplazarse en terrenos abruptos, rocosos y de difícil acceso. Si os fijáis,
veréis que sus uñas son gruesas y grandes para poder trepar con seguridad. La
más bonita característica de esta especie es una mancha amarilla en sus
pequeñas mejillas.

Cada vez sus poblaciones
son más escasas y esto las ha llevado a estar incluidas en la lista roja de la
UICN como especie en peligro de EXTINCIÓN. También está protegida por el Convenio de Berna e incluida
en la CITES.

Por su parte, la reina de
África es la tortuga mora.

Tortuga mora. Fuente: www.educarm.es

Esta tortuga proviene del
norte de África y poco a poco sus poblaciones han ido ganando terreno y
adaptándose a zonas más norteñas. Existen poblaciones bastante asentadas en las
Islas Baleares, en el Parque Natural de Doñana y desde Murcia a Almería. Al igual
que las demás tortugas de tierra, se alimenta de vegetales como el diente de
león, la alfalfa, frutos silvestres y, de vez en cuando, caracolas para regular
su nivel de calcio. Está dentro del catálogo de especies en peligro de
extinción al igual que las demás Testudo.

Como bien sabéis, las
tranquilas tortugas no son animales que puedan huir con facilidad de un gran
peligro: no pueden volar, correr a gran velocidad ni nadar, y ésta ha sido la
mayor dificultad para su supervivencia. Un ejemplo triste pero fácil de
entender, y que justo en los meses de verano nos ayuda a reflexionar, es el de
los incendios forestales. El fuego se lleva por delante a muchos
de los habitantes del monte y las que seguro no pueden escapar de ningún modo
son las tortugas.

Por último, recordad que si vemos alguna de estas dos especies
en la naturaleza no debemos cogerlas a menos que estén heridas, en cuyo caso
debemos ponernos en contacto con algún centro de recuperación de especies
silvestres:

– En Valencia: Centro de recuperación de fauna “El Saler”

– En Mallorca:  Centro de recuperación de fauna silvestre.

– Listado completo de todos
los Centros de
recuperación de fauna silvestre del país.