Blog

8 años cumpliendo un sueño

Hace ahora 8 años que escribimos nuestra primera entrada de blog. Nerviosos por el lanzamiento de esta bitácora de nuestro camino itinerante, empezamos a caminar.

El artículo “De viaje a las estrellas”, de mayo de 2013, hablaba de turismo responsable, de interconexión y de información para la cultura re-evolucionaria. El texto, muy cuidado como todos, pero más quizá por ser el primero, trataba de nuestra visión como empresa comprometida con un ideal más teórico que práctico, de una realidad que nos gustaba imaginar y de cómo queríamos cambiar nuestro entorno turístico hacia el mundo, nuestros futuros clientes e incluso, nosotros mismos.

Bueno pues hemos de decir que años después ya no hablamos desde un punto de vista teórico. Hoy, con el lanzamiento del número 100 de nuestra revista digital “En Ruta”, la visión es más real que nunca.

Hemos llevado de ruta literalmente a miles de personas cada año. Hemos realizado decenas de proyectos turísticos con una base de responsabilidad social y ambiental muy fuerte. Se han llevado a cabo campañas de educación ambiental que han creado y movido cientos de conciencias de grandes y pequeños.

 

 

Y todo esto no lo hemos hecho solos. Así nunca lo hubiésemos conseguido. A Chema y a Belén se les han sumado un montón de personas que han ayudado a que nuestro sueño fuese esta realidad a día de hoy.

 

La primera en formar parte del equipo fue Marta. Una valiente que no huyó al saber que iba a hacer las prácticas de su ciclo en nuestra habitación. Todavía no se vislumbraba un despacho en condiciones. Era tan buena que la acabamos contratando hasta que decidió volar hacia otros horizontes.

Luego la cosa fue mejorando y acondicionamos el garaje de la casa para tener la primera “itineoffice”. Por allí pasaron trabajadoras que ahora son casi de la familia. Además de la gente con contrato, seguían llegando alumnos en prácticas como Ricardo Roda, “Rixi”, al que, viendo su potencial de contador de historias y leyendas, fichamos sin dudarlo para formar parte del equipo definitivamente.

Por suerte el trabajo seguía creciendo y no dudamos en invertir en personal (lo más importante de Itinerantur). Ahí fue cuando se incorporó uno de los mejores fichajes de Itinerantur, Inés. La suerte que hemos tenido siempre con el equipo ha sido máxima. La implicación de todos hace que este proyecto avance incluso con pandemia y con incertidumbre turística.

Nuestra mejor vacuna es la pasión que tenemos por nuestra profesión. Cada uno desde su área. Chema emocionando con su saber y puesta en escena a todos los visitantes. Richi encandilándoles con historias únicas. Belén sabiendo qué se necesita en cada momento y ahora Jordi haciendo de la educación ambiental un eje transversal a cualquier proyecto de Itinerantur.

Como decíamos hace 8 años, “medio ambiente es todo”. Nosotros seguiremos ayudando a descubrir e interpretar las relaciones entre todos los elementos de nuestro entorno. Así podremos seguir mirando al cielo y soñando con un mundo más justo, más verde y más amable para todas y todos. Porque no lo olvidemos: siempre seremos polvo de estrellas.

Comparte en tus redes:

Otras noticias que pueden interesarte:

Archivo