Blog

El turismo… mejor si es responsable.

El fenómeno turístico va intrínsecamente ligado a los recursos naturales y, por tanto, a otros sectores económicos. Por ello, el turismo condiciona, y se ve condicionado por, aspectos sociales, económicos, naturales y culturales, convirtiéndose así en caso de estudio de muchas y muy diversas disciplinas, que van desde las ciencias medioambientales hasta la sociología. Queda claro, pues, que el turismo genera impactos a su alrededor. Sin embargo, cuando hablamos de los negativos podemos observar que se trata de una actividad con la capacidad de ser increíblemente destructiva y perjudicial a muchos niveles.

A lo largo de su historia, al igual que en muchos otros sectores económicos, ha ponderado con mucha más fuerza el beneficio económico que la responsabilidad social y medioambiental. La actividad turística ha agravado problemáticas ya existentes como el cambio climático, la gentrificación, las desigualdades sociales y de género, etc.

En los últimos años, y como consecuencia del ritmo caótico, frenético y desconectado de la naturaleza que vivimos, ha surgido el concepto de “sostenibilidad”. Nos encontramos actualmente en un proceso de transición hacia aquello sustentable, y, claro está, el turismo no queda exento de dicho proceso. Para erradicar la mala praxis de la actividad turística, se pone especial hincapié en el impacto de dicha actividad sobre el medio ambiente y la ecología de nuestros espacios naturales, lo cual es de vital importancia. Sin embargo, existen muchos otros afectados a los que no se les presta la debida atención. Es el caso de las desigualdades de género que desencadena, o mejor, que empeora, pues estas ya estaban presentes como consecuencia de un modelo de gestión social patriarcal y poco sostenible, irresponsable.

A consecuencia de este tipo de cuestiones, los Objetivos para el Desarrollo Sostenible, u ODS, se han “revalorizado”. Viendo el ritmo de la actividad humana no se requiere de demasiada meditación para ver que el modelo humano de vida no es viable con el paso de los años. Por ello, muchas organizaciones, empresas, gobiernos, etc., están fijando su mirada en estos objetivos. Los ODS plantean una serie de objetivos a cumplir por todas las partes de la sociedad (sector público, privado y civil) para así lograr reestablecer cierto equilibrio con el medio natural y adoptar un ritmo de vida más sostenible. Estos objetivos plantean hacer frente a problemáticas tan importantes como la pobreza, la desigualad, la pérdida de biodiversidad, la degradación ambiental y la falta de justicia, entre otros.

Como siempre, no hay una solución única a todos los problemas que generamos por el simple hecho de vivir como seres privilegiados sobre este planeta. El turismo, si es responsable, es parte de la solución. Con Itinerantur lo viviréis conscientemente y en plenitud.

Comparte en tus redes:

Otras noticias que pueden interesarte:

Archivo