Blog

ESCLAVOS DEL PLÁSTICO (2). LA GRAN ISLA DE LOS PLÁSTICOS: EL CÁNCER DEL MAR

Ningún antiguo descubridor hubiera soñado jamás con encontrarse algo parecido. Pero en cambio, hace 16 años, un moderno oceanógrafo llamado Charles Moore, en una casual travesía entre California y Hawái, descubrió lo que ha dado en llamarse el Séptimo Continente. Aunque no se conocen sus dimensiones exactas, se estima que, como mínimo, mide como 3 veces la Península Ibérica (1 millón 500 mil kilómetros cuadrados), flotando sobre el Giro Norte del océano Pacífico (zona de confluencia de diferentes corrientes marinas) en una superficie total incalculable, gigantesca. Este continente de los horrores está compuesto principalmente por bolsas de plástico, cepillos de dientes, colillas, redes de pesca, tapones, botellas, neumáticos, globos, prendas de ropa, etc. Y no ha llegado ahí por casualidad: somos nosotros, productores y consumidores, los que pacientemente lo estamos construyendo.

El Giro del Pacífico y el Continente Basura, vía Rafael Peñaloza Montilla http://goo.gl/MyoAl0

Vergüenza.

Es indetectable por imágenes de satélite o de radar pero se lleva estudiando y muestreando largo tiempo. Se sabe que un 80% de este plástico llega a raudales continuamente desde las costas de Norteamérica y Asia. No son plásticos biodegradables pero sí se degradan con la acción de la luz solar y la química del mar. El resultado es escalofriante: cada pedazo de plástico se acaba convirtiendo en millones de pequeños trocitos tóxicos, a veces incluso de tamaño molecular. En algunas zonas de esta gran mancha, por ejemplo, se ha medido 7 veces más concentración de estos mortíferos plastiquillos que de zooplancton (el microscópico alimento marino de peces y otros seres vivos que está en la base de la cadena alimentaria). Confundidas, más de 250 especies animales acaban ingiriendo este falso zooplancton y otros residuos más grandes, alimentando con ello a sus crías y, (in)directamente, a los seres humanos. 1 millón de aves y más de 100 mil mamíferos y tortugas marinas mueren por culpa de ello. Todos los años. Y lo peor de todo: aunque dejáramos de fabricar plásticos en este mismo momento, la Gran Mancha de la Vergüenza seguiría creciendo durante otros 500 años debido a los residuos ya existentes en el mundo.

Fuente: TechnoFreakz http://goo.gl/fNSh1W

Un gran problema global… sin aparente solución.

Estos son solo algunos datos sobre la gran isla de plástico del Pacífico. Pero no es la única, ya que se han ido descubriendo y describiendo otras 4 en otros tantos giros oceánicos. La más cercana a nosotr@s es la del Atlántico Norte, alimentada por los residuos que llegan desde nuestras costas, plataformas y buques y atrapada en la famosa volta do mar, el giro oceánico que utilizaran los navegantes y descubridores europeos para viajar a América hace más de 500 años. Y dentro de otros 500 ahí seguirá gracias a los súper consumidores humanos, los cuales hemos producido en los últimos 10 años la misma cantidad de plásticos que en (¡atención!) todo el siglo XX. Enhorabuena.

Mientras tanto nadie quiere hacerse cargo del problema. Todas estas islas de desechos están en aguas internacionales y ningún gobierno quiere destinar ni un euro a recoger toda esa basura, lo cual es, por otra parte, prácticamente inviable con la tecnología actual. Además, ¿de qué serviría si seguimos consumiendo desaforadamente? Y, también mientras tanto, las industrias del petróleo y de la fabricación de los polímeros derivados siguen forrándose a costa de la muerte y la destrucción de especies, ecosistemas y nuestra salud en todo el mundo. Y nosotr@s dándoles nuestro beneplácito con un simple, humilde y, lo que es peor, inconsciente gesto: el de estirar el brazo para aceptar sus bolsas cada vez que compramos en un supermercado.

Fuente: Talent Paperblog http://goo.gl/AlAVTz

Por el bien de tod@s, sigue informándote y comparte:

Comparte en tus redes:

1 de octubre de 2013

Otras noticias que pueden interesarte:

Archivo