Blog

La Educación Ambiental es nuestro faro

En incontables ocasiones puede que muchos de nosotros hayamos pensado que, cada vez, nos encontramos más y más adoctrinados pero mucho menos concienciados con los problemas de nuestro entorno; que a las personas ya no les interesa la belleza de lo sencillo, que ya no queda hueco para las pequeñas cosas, para los valores y el conocimiento ancestral que tanto respetaban nuestros abuelos. ¡Y qué razón tenían!

Poco a poco hemos ido alejándonos de la naturaleza y sus elementos, perdiendo nuestra conexión con ella. La vida en la ciudad y su cultura ha ido haciendo que abandonásemos el mundo rural junto con todo aquello que nos ofrecía. Cosas tan importantes y esenciales como plantar un árbol aún son desconocidas para muchas personas, sobre todo para los más pequeños, aquellos que ya nacen y crecen bajo el estruendo de las grandes urbes.

Cosechar tus propias verduras, verlas crecer y cuidarlas; devolver a la tierra los favores que ella nos brinda; ser conscientes de que no siempre es necesario utilizar el coche, pudiendo ir en bici o andando; aportar nuestro grano de arena para tratar de hacer un mundo mejor; buscar la paz, el silencio. Y, sobre todo, tratar de escuchar aquello que la naturaleza tiene que decirnos, buscar en ella a nuestros maestros. Pero, ¿cómo lograrlo? La herramienta clave para ello es la Educación Ambiental, el faro que nos ha de guiar en el camino hacia el cambio.

¡Siempre queda esperanza!

En Itinerantur observamos cómo algo comienza a cambiar en las personas. Son cada vez más las familias que acuden a nosotros y a nuestras actividades en busca de mayor concienciación ambiental para sus hijos, que buscan pasar un rato al aire libre, desconectar de las pantallas y de la tecnología y, sobre todo, disfrutar de la familia y de la naturaleza. Para nosotros estos ratos suponen volver a casa con una sonrisa tras observar cómo todos han aprendido, han reído, han disfrutado y te han dado las gracias por ello, incluso sintiendo que tú tienes mucho más que agradecerles que ellos a ti.

Parece mentira cómo puede cambiar el mundo según la perspectiva desde donde lo mires. Todo parecía gris, y poco a poco vamos viendo cómo nace ese cambio que tal vez marque la diferencia en un futuro. Sí, hemos perdido mucho de nuestro contacto con la naturaleza, pero la lucha sigue, el cambio es real y está sucediendo.

Para nosotros, más que un trabajo, la Educación Ambiental es una meta, una misión, algo actualmente tan necesario como el aire que respiramos, ¡tanto para los más pequeños como para los adultos! Y no hay mayor satisfacción que observar esas familias compartiendo nuestros mismos ideales, luchando por un mundo mejor con pequeños gestos a nivel local.

No sé vosotros, pero nosotros, gracias a la Educación Ambiental… ¡Volvemos a tener fe en la Humanidad!

 

* En 2021 ITINERANTUR fue premiada como mejor empresa de Educación Ambiental por el Centre d’Educació Ambiental de la Comunitat Valenciana (CEACV), de la Conselleria de Medi Ambient.

 

Comparte en tus redes:

30 de noviembre de 2021

Otras noticias que pueden interesarte:

Archivo