SERIE ESPECIAL: EL MUNDO MASOVERO IV. Episodio final

 In Historias de la historia, Series especiales, Turismo responsable

EPISODIO FINAL.

LAS MASÍAS: EN ARMONÍA CON EL ENTORNO Y UNA PROPUESTA DE FUTURO.

Si habéis seguido este especial de las Masías (podéis leerlos aquí), seréis casi unos expertos en el mundo masovero… ¡ya solo queda la última parte!

Cerramos este especial con un artículo sobre la sostenibilidad de la sociedad masovera, poniendo en valor esta cultura que tan importante ha sido en nuestro territorio y así, aprender de ella para adaptarnos al escenario de emergencia climática en el que nos encontramos.

Como ya sabéis, la masovera, era una sociedad prácticamente autosuficiente (sobrevivían con los escasos recursos que tenían a su alcance) debido a su aislamiento territorial. Por ello resultaba fundamental aprovechar estos recursos al máximo y darles todos los usos posibles.

 

EN ARMONÍA CON EL MEDIO NATURAL

Slowfood

Su aislamiento les privaba muchas veces de los alimentos que podían obtenerse en el pueblo, y la vía del comercio estaba prácticamente descartada excepto cuando se celebraban las diferentes ferias agrarias en la zona.  Prácticamente la totalidad de los recursos y alimentos que tenían salían de la propia masía (productos agrícolas y/o ganaderos) o de los alrededores (productos forestales y/o cinegéticos) generando una huella ecológica muy baja. Además, muchos de los alimentos los ponían en conservas para así disponer de ellos incluso en los meses de escasez. ¿Y creemos que nos hemos inventado nosotros el #slowfood? ¡Ellos sí que consumían productos de Km 0!

 

Made in… El Mas

Y este consumo de producto local y aprovechamiento de los recursos no se aplica únicamente a los alimentos; las construcciones masoveras estaban hechas mayoritariamente con la técnica de la piedra en seco, que extraían de los montes en los que vivían.  Mucha de la ropa que llevaban la hacían con las pieles y lanas de su ganado o de la caza. Y por supuesto… heredada de hermanos, tíos, primos… ¡de segunda y tercera mano! (el “wallapop” de la época).

Además, también reutilizaban los aceites que gastaban para cocinar y fabricar jabones. Y por si fuera poco, conocían todas las plantas de los alrededores, sus características y posibles usos, sobre todo las medicinales y las comestibles. ¡Desde plantas para curar los dolores de muela hasta para hacer tortillas! ¿Cuántas de estas cosas somos capaces de hacer nosotros?…

Ecofriendly: Baja huella energética.

Y si hemos dicho que la huella ecológica era muy baja, otro tanto respecto a huella energética, ya que utilizaban la fuerzas de la naturaleza para funcionar. Las cocinas y habitaciones donde hacían vida solían estar situadas encima del corral, para aprovechar el calor natural de los animales. Iluminaban y calentaban el mas con una buena lumbre: una hoguera en la chimenea, y para obtener la harina (del grano que ellos mismos cultivaban), utilizaban las corrientes de agua o las de viento para mover los molinos.

… Y estos son solo algunos de los innumerables ejemplos que podemos encontrar. ¿Conocéis más?

 

RECUPERAR LA MEMORIA Y LOS SABERES TRADICIONALES PARA HABITAR MASÍAS EN EL SIGLO XXI

Evidentemente, esta forma de vida tan en armonía con su entorno, es más propia de épocas pasadas más que de las sociedades actuales. Sin embargo, recuperar la memoria y los saberes tradicionales del mundo masovero es fundamental para entender nuestro pasado, nuestra historia y nuestra identidad. Pero no nos engañemos, también es necesario para encontrar soluciones para el futuro, que como decíamos al principio, nos plantea importantes retos ambientales y territoriales. No se trata de volver atrás, sino de caminar hacia adelante teniendo muy presente los aprendizajes y valores adquiridos.

Porque el éxodo rural que sufrimos desde principios del siglo pasado no solo afecta a nuestros pueblos, sino que también está despoblando muchas masadas y mases. Por eso, volver a nuestros orígenes aplicando los avances propios de nuestra época (¡podemos encender la luz en lugar del candil!) es una opción a tener muy en cuenta, especialmente si se apuesta por políticas beneficiosas en favor de los espacios rurales.

Volviendo a llenar las masías de vida evitaremos que toda esta cultura masovera caiga en el olvido y desaparezca. Han sido fundamentales en nuestro territorio y así tiene que seguir siéndolo.