Blog

ESPECIE INVITADA: “Vipera latastei” o víbora hocicuda, conocida en nuestro territorio como “escurçó”

Estamos ya en primavera, y con ella acontece la subida de las temperaturas y la mejora del tiempo, siendo la época ideal para la reproducción de esta especie. Por ello queremos hablar un poco sobre esta bonita víbora que habita prácticamente toda la Península Ibérica, y también para advertiros sobre ella en caso de toparos con una durante vuestras salidas al campo o a la montaña.

 

Existe un gran miedo por parte de los humanos hacia estos reptiles, lo que lleva, en muchas ocasiones, a verlos como un problema, algo malo, algo que erradicar. Este pensamiento ha supuesto la “acción – reacción” de ver una serpiente y matarla, creyendo que se hace algún tipo de bien… Lo cierto es que, debido a esta horrible costumbre, muchas de nuestras serpientes autóctonas se encuentran amenazadas, como es el caso de nuestra invitada especial: la víbora hocicuda o escurçó.

Esta serpiente, tal como su nombre ya nos indica, tiene una característica clave que la diferencia del resto de víboras, y es la elevación de su apéndice nasal. Su lomo se distingue del resto por el patrón en zigzag que va desde su cabeza al final de la cola. Además, sus pupilas son verticales, a diferencia de las de las culebras, que son redondas.

 

 

La víbora hocicuda es una serpiente venenosa, e inyecta su veneno durante la mordedura, por lo que, en caso de encontrarnos con una, mejor no molestarla (en tal caso ella tampoco nos molestará a nosotros) y retroceder o alejarnos sin realizar movimientos bruscos.

Estos animales son muy beneficiosos para nuestros ecosistemas, ya que forman parte del equilibrio natural de la cadena alimenticia, por lo que matarlas, capturarlas o, simplemente, molestarlas son acciones perjudiciales para los ecosistemas, e indirectamente, para nosotros también.

Cuidemos nuestros espacios naturales y a sus habitantes nativos. Cuidémonos a nosotros.

Comparte en tus redes:

Otras noticias que pueden interesarte:

Archivo